martes, 28 de agosto de 2012

Acto de homenaje a Envar El Kadri


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE HOMENAJE A ENVAR EL KADRI, AL CUMPLIRSE 14 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO, EN EL CENTRO ISLÁMICO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA, CABA.
Muy buenas noches a todos y a todas.
Esther, querida; el imán, que nos dirigió la oración, que no es tan distinta, seguramente, a la que rezamos los católicos ni tampoco los primos, como dice Timerman, somos todos primos en realidad, cuando va a Jerusalén se da cuenta, somos todos primos, hermanos, somos hermanos, muy bien Esther, la sabiduría de la mujer que ha vivido muchas cosas y del amor también: la verdad que cuando entré acá y empezaron con la marcha, digo “pero dónde estoy en el Centro Islámico o en una unidad básica, estoy en una unidad básica” y me dijo acá…, “lo que pasa que los árabes somos todos peronistas –me dice, ese es el problema”.
Y la verdad que tengo que agradecerles, en principio realmente a las autoridades del Centro Islámico, porque todas las veces que me ha tocado venir…la última vine creo en el 2010, ¿no?
La verdad que siempre me hicieron sentir como si estuviera en mi casa y como si fuera una más. No hay mejor homenaje de tratar al otro que hacerlo sentir que está en su casa acompañado por los suyos. Y realmente uno siente eso acá.
Hoy era un día muy particular en homenaje a Cacho Envar El Kadri, a quien primero conocí de mentas antes que conocerlo personalmente, obviamente allá en la juventud, en la juventud muy juventud.
Así que, yo creo que a él le encantaría que yo estuviera acá…a los dos les gustaría que yo estuviera hoy acá. Debo decir que no solamente vine por Cacho, Esther, te voy a ser sincera también, también vine por Néstor, porque él de haber estado vivo también hubiera estado acá, no lo duden.
Así que, hoy vine por los dos y porque es cierto, las pasiones, cuando son tan intensas, cuando la vida se vive de manera tan intensa, siempre desgastan a los corazones, a la gente.
Y bueno, hay corazones que el cuerpo finalmente termina quedándoles chicos, la cabeza les trabaja a mil por hora también junto con el corazón, porque no solamente es corazón, sino que es corazón y cabeza y cabeza y corazón y porque hay cabeza es que el corazón siente, si no hay cabeza es imposible que el corazón sienta.
Esto siempre tenemos que tenerlo muy en cuenta porque sino parece que la pasión fuera de irracionales y no es así; al contrario, cuando uno tiene la verdadera inteligencia, la inteligencia que llega más de los datos o de las cuestiones que parecen muchas veces exteriorizar la sapiencia, cuando uno tiene esa sensibilidad, esa sabiduría, esa inteligencia es cuanto más pasión siente y entonces es una mezcla explosiva –y sin ningún tipo alusión- entre corazón y cabeza. 
Y creo que había esa combinación en ambos y en tantos otros. 
Lo que estamos haciendo, porque no es una persona la que lo está haciendo, yo sinceramente sé que no podría hacer las cosas que hago sino contara con el apoyo, con esa sensación de estar interpretando lo colectivo. 
Uno siempre es el instrumento de un colectivo, yo por lo menos me siento de manera. 
De un colectivo que viene desde el fondo de la Historia, que no solamente fue nuestra generación, viene de los 200 años de Historia, de las luchas que tuvieron tantos de los patriotas, de los hombres de Latinoamérica, en fin, de tantos hombres y mujeres que entregaron su vida, por eso que decía recién Esther, por la felicidad del pueblo, por la grandeza de una nación.
Cacho era peronista, Néstor también era peronista, yo también soy peronista y la verdad que nos tocó un tiempo difícil, un tiempo de reelaborar nuestras cosas a los peronistas, de reelaborar las experiencias que habíamos vivido, que habían vivido primero nuestros padres durante los años 40 y 50, las que vivimos muchos de nosotros en los años 70, reelaborar todo eso y, bueno, y ponerlo al servicio, como dijo él aquel 25 de mayo histórico del 2003, 30 años exactos después de haber estado en esa plaza festejando el regreso de la democracia, de una democracia sin proscripciones que había permitido por primera vez desde la caída del peronismo en el 55 haber llegado a elecciones libres, 30 años exactos después, uno de esos jóvenes, que había estado en la plaza gritando y cantando consignas, ocupaba el sillón del presidente.
Son cosas que uno puede pensar...recién vengo de una presentación de una obra donde hablaba de los inmigrantes y si uno hiciera caso a esa cosa que nos formaron nuestros abuelos inmigrantes de que todo es producto de nuestro propio esfuerzo y que esto y que el otro y que todo es individualismo y entonces es que si uno se esfuerza consigue las cosas, podría caer en la tentación de decir “bueno sí, esto es así porque fuimos nosotros”. No, es la Historia la que realmente fue construyendo y permitiendo que todo esto se fuera haciendo.
Es cierto, la Historia siempre necesita de alguien que agarre la bandera y la lleve adelante, pero si atrás no vienen los demás, queda solo con la bandera y te hacen bolsa. 
Así que, hay que entender que la Historia se construye siempre desde lo colectivo, nunca desde lo individual. 
Algunos con mayores responsabilidades, con mayor visibilidad por las responsabilidades que tiene, pero es imposible construir sin lo colectivo.
Y yo creo que Cacho tenía una clara comprensión de eso, de los procesos históricos colectivos, Néstor también. 
Y bueno, y porque además se aprendió durante las duras jornadas y experiencias de los años 70 que las vanguardias pueden servir por ahí para satisfacer algunas cuestiones, no sé personales o individuales o heroisismos de los que fue acostumbrada nuestra juventud, pero que muchas veces, si uno no entiende que lo verdadero está en los colectivo y en ir avanzando todos juntos, se frustran los procesos más virtuosos y se pierden, tal vez, los hombres y mujeres más vanidosos.
Creo que la comprensión de todo eso, es lo que nos llevó a valorar inmensamente la democracia, que es nada más ni nada menos que saber que, si te tocan la puerta a las 6 de la mañana, solamente puede ser el lechero o algún amigo que viene a visitarte antes de tiempo y ninguna otra cosa más.
Esto tal vez a los jóvenes…hoy tal vez a los jóvenes que se incorporan de a miles en la política, cómo le hubiera gustado…
Néstor lo había percibido, bueno Cacho no lo pudo ver, pero Néstor lo percibía y por eso una de sus últimas frases fue que florezcan mis flores y no hubo forma de hacerlo quedar en la casa, él se tendría que haber quedado en la casa, en el acto que hizo la juventud en el Luna Park, el 14 de septiembre, él tenía que hablar en ese acto, bueno, yo sabía que no podía hablar, pero los médicos le habían dicho que no fuera porque iba a ser…él no hubo forma de hacerlo quedar en la casa y fue. 
Y una de las últimas cosas que siempre decía era que florezcan mil flores. 
Y la verdad que han florecida muchas más de las que él pensaba y él tuvo mucho que ver en eso, mucho que ver.
Esa frase que pintan los chicos bajando un cuadro formaste miles, esos chicos que llevan las banderas y que no solamente son los jóvenes de 30 y pico de años, que ellos tampoco están para la juventud peronista, aunque algunos sigan ahí haciendo…
A mí los que me asombra son los pibes de la secundaria, pese a que a algunos quieren ponerles un 0800, pero la verdad me asombran porque…
Dios mío, ¿por qué no ponen un 0800 para denunciar a los que venden paco o droga en la puerta de los colegios? 
Para eso sí, para eso que pongan un 0800, que pongamos toda nuestra voluntad, pero para pibes que militan, sean del sector qué sean, qué más maravilloso que saber que los pibes están haciendo política. 
Al contrario, yo me quedo tranquila, en realidad uno se queda bien tranquila si uno sabe dónde están o están haciendo otra cosa. 
Pero si están haciendo política, que se queden tranquilos, que están haciendo política, primero, en democracia, levantando los ideales de participación, de ir a votar libremente, de formar agrupaciones, el centro de estudiantes donde ir a votar en lugar de estar haciendo otras cosas.
Así que, en realidad, eso no es un peligro, el peligro es que los chicos por ahí se dediquen, porque no tienen objetivos de vida, porque no tienen ejemplos que seguir a cosas y terminen, como vemos muchas veces, en ejemplos tan feos y que nos duelen tanto.
Por eso, no hay que asustarse con los jóvenes. 
Yo no sé porque en algunos sectores ese miedo a la juventud, será porque no nos pueden comprar, porque no nos pueden desviar, por qué será, no sé.
Pero es como que hubiera una cosa…
Y yo quiero levantar porque estos jóvenes tienen la inmensa suerte de vivir en un país con una libertad como la que nunca se vivió, como nunca se vivió. 
Yo por lo menos, tengo 59 años y nunca viví un período de libertad, de participación, de democracia, de participación política como la que hoy estamos viviendo.
Porque inclusive, en otras épocas, en la propia universidad, entre los distintos grupos políticos, se armaba cada rosca que ni te cuento, otra que los barra bravas de las canchas, recordemos cuando éramos muy jóvenes.
Y realmente hoy que haya jóvenes que están en estos espacios, nos tiene que llenar de orgullo y de alegría, cualquiera sea la fracción política en la que militen.
Dediquémonos a perseguir aquellos que venden droga, aquellos que quieren utilizar a jóvenes para cualquier otra cosa, para la comisión de delitos o que persiguen a los que son pobres y no los dejan estar en tal parte y los tiran para otro lado.
Esas son las que nos deben llevar a movilizar, no solamente desde la política. Yo soy creyente, profundamente creyente y creo que ninguna de las tres religiones más importantes que hoy tiene el mundo y nuestro país y que creen en Dios y que creo que es, sinceramente, el mismo Dios con distintos nombres, con distintos padres,…cuando uno está en Jerusalén lo puede comprender.
Yo estoy segura que algunos le hubieran puesto un 0800 a Jesucristo y hubieran dicho “si ven un cristiano –discúlpenme que lo en un centro islámico-…”. 
Pero yo digo, a lo mejor si hubiera habido teléfono en la época de los emperadores romanos, le hubieran puesto “ponga un 0800 y cuando vea a los cristianos denúncielos porque están haciendo algo”. 
No, eso es feito.
Tenemos que no hacerlo más, a lo mejor por equivocación, estoy segura que no lo van a hacer más porque se dieron cuenta que es una inmensa tontería, una inmensa torpeza, por sobre todas las cosas.
Y bueno, yo creo…
Estuve tentada de llamar al número, estuve el fin de semana…porque leí un artículo en un diario, en Página, no sé, había uno que llamó, un periodista, y transcribe…¿Página fue, no?...un diálogo desopilante con el del 0800 y yo digo “y si llamo al 0800”.
Pero digo, “no, Cristina”, estaba tranquila en Calafate, para qué amargarte el fin de semana con todos los problemas que hay, va a estar la Presidenta ocupándose del 0800.
Pero, en fin, cosas que pasan, Envar  se hubiera enojado muchísimo, Kirchner también, estoy segura.
Yo realmente, primero, me sorprendió y después, en el fondo, me dio risa, porque da risa un poquito en el fondo, ¿no es cierto?, no hay que ponerse tan nervioso por eso.
Así que, nada, el homenaje que hoy le hacemos a Envar es el homenaje de recordarlo con alegría, como ellos quieren que los recuerden. 
A Néstor le enfermaba los llantos y las cosas, él decía que había que reírse y era un optimista por naturaleza, a él siempre le parecía que era imposible que las cosas salieran mal. 
Algunas le salían mal, pero la verdad que la mayoría de las cosas le salían bien, gracias a Dios.
Así que, nada, realmente agradecerles a las autoridades del Centro Islámico, a los árabes peronistas para que sigan siendo peronistas y cada vez haya más, a los jóvenes que nos acompañan, a Esther, increíble, joven, vos sí que sos joven, 89, pero son 89 que ya los quisieran tener algunos de 30 o de 40, tus 89, ¡por Dios!.
Hay gente que va a ser joven toda la vida porque tiene el corazón y la cabeza joven. 
Y bueno, ellos también fueron jóvenes eternos y eternos en el corazón de su pueblo y de la gente que tanto los quiso, los quiere y los recuerda y los tomó como ejemplo y los ama.
Sí, no hay nada más maravilloso para cualquiera que haya tomado la opción de la militancia que se recordado por los suyos y por su pueblo y mencionado con amor y con cariño.
Es el mejor tributo que puede tener un militante político después de dejar este mundo, porque en definitiva, es en serio entrar en la eternidad a través del amor del pueblo.
Muchas gracias y muy buenas noches a todos y a todas. (APLAUSOS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada